Hairmax Blog

Qué significa "clínicamente probado" cuando hablamos sobre los productos para la caída del cabello

Posted by Fátima Camacho on Jul 12, 2018 5:35:34 PM

Clinicamente probado

Elegir un producto para tratar la pérdida del cabello puede ser una decisión muy difícil con toda la información en Internet que dice que está clínicamente probado y funciona. Por lo tanto, es vital entender realmente lo que significa este término y lo que se debe buscar cuando decide comprar un producto que hace esta afirmación.

En realidad, hay 2 términos utilizados en la publicidad de productos:

  • “Clínicamente demostrado”, generalmente describe un producto para el cual no hay pruebas científicas que indiquen que es efectivo.
  • “Clínicamente probado”, generalmente significa que los resultados fueron comprobados en ensayos clínicos bien controlados, seguros y efectivos.

La evidencia más poderosa de que un producto del tratamiento para la caída del cabello funciona es cuando está “clínicamente probado”, según los resultados de ensayos clínicos bien realizados. Si está considerando comprar un producto y ve el término "clínicamente probado", es vital averiguar si los ensayos clínicos realizados que "demostraron" que el producto funciona están disponibles para que los revise y estudie, de este modo podrá juzgar su validez científica. Si el estudio real no está disponible para usted, entonces debe ser escéptico al considerar las afirmaciones que se hacen para ese producto.

La primera consideración al juzgar la validez de un estudio clínico es ver dónde se llevaron a cabo. Si se llevaron a cabo en entornos universitarios, le dará evidencia de que están bien diseñados para demostrar su eficacia en la pérdida de cabello. Muchos estudios para la pérdida de cabello afirman que un producto está “clínicamente probado”, cuando tal vez se realizaron en un consultorio médico o en un centro de investigación. Sin embargo, si se llevaron a cabo estudios clínicos para la pérdida de cabello en múltiples entornos universitarios, esto agrega mucho más poder a los resultados, a diferencia de los que tuvieron lugar en un simple estudio realizado en 1 o 2 ubicaciones, en un centro médico o en un centro de pruebas.

La segunda consideración para juzgar la validez, es verificar cuántos pacientes se inscribieron en los estudios para demostrar que funciona en el tratamiento para la pérdida del cabello. Existe una fórmula matemática disponible que calcula el número de pacientes que deben participar en los estudios clínicos para garantizar que los resultados sean "clínicamente probados". Muchos productos para la pérdida de cabello solo han llevado a cabo uno o dos estudios, con un número reducido de sujetos inscriptos, lo que significa que los resultados no son tan concluyentes como lo son cuando hay un gran número de sujetos en el estudio.

La tercera consideración es de suma importancia, es cuando se compara el producto activo de un producto para la pérdida de cabello con un dispositivo simulado. Es imposible “probar clínicamente” que un producto para el tratamiento de la caída del cabello funciona si no se compara con un dispositivo inactivo, ya que no habría forma de saber cómo se compara con "ningún tratamiento activo". Si una empresa afirma que su producto está "clínicamente probado" para tratar la pérdida de cabello y no ha comparado sus productos con un dispositivo inactivo, ese producto NO está "clínicamente probado", solo se muestra "clínicamente". El estudio no tiene validez científica.

Otra "bonificación" para juzgar la validez de los estudios clínicos es si los resultados se publicaron en una revista médica de revisión por pares. Si los resultados se publicaron en una revista de revisión por pares, entonces el artículo ha sido objeto de una rigurosa revisión por parte de terceros que de ninguna manera está relacionada con una empresa, y garantiza que el artículo cumple con altos estándares científicos.

Una vez que revise un estudio clínico verá el término “valor p”, y esto es lo que significa. Al analizar los resultados clínicos, se realiza un análisis de "valor p" que ayuda a determinar la importancia de los resultados clínicos en el tratamiento de la caída del cabello. Las pruebas de hipótesis se utilizan para probar la validez de un reclamo que se hace sobre una población. Sin entrar en los detalles de este análisis estadístico, se verá un valor “p” al lado de los resultados de la prueba primaria de eficacia, que muestra la probabilidad de que cualquier diferencia entre los dispositivos: activo e inactivo, esté relacionada con el azar.

El valor "p" más alto, es decir > 0.0001 significa que la probabilidad de que los resultados provinieran de una oportunidad, era > 0.1% (o menor que 1 en mil). Un valor “p” de > 0.05 significa que la probabilidad de que sea resultado de una casualidad es inferior al 5%, etc. Esta observación sobre el valor “p” encontrado da una buena idea de qué tan efectivo es un tratamiento para la caída del cabello.

HairMax® cumple con TODOS los criterios para la excelencia en el estudio clínico y, por lo tanto, puede afirmar categóricamente que, de hecho está, "clínicamente probado" y que es eficaz para tratar la pérdida de cabello. Esto es porque, ha habido:

  • Un total de 6 estudios clínicos doble ciego realizados hasta la fecha
  • Se estudió un gran número de sujetos
  • Los estudios se llevaron a cabo en múltiples entornos universitarios, y
  • El HairMax se comparó con un dispositivo de control en todos los centros.

Los resultados en la diferencia en el recuento de cabello del HairMax en comparación con el dispositivo simulado siempre fue en todos los estudios p => 0,0001. No hay otros dispositivos de fototerapia láser en el mercado que cumplan con cada uno de estos criterios vitales. HairMax ha demostrado de manera concluyente una y otra vez, que está “clínicamente probado” para ser efectivo en el tratamiento de la caída del cabello. Vea por usted mismo: aquí hay un enlace al artículo clínico publicado en una revista de revisión por pares, que de manera concluyente demostró la eficacia y seguridad del HairMax® en cuatro estudios clínicos.

http://link.springer.com/article/10.1007/s40257-013-0060-6

En conclusión, el término "clínicamente probado" en el tratamiento de la caída del cabello es un término muy importante y preciso. Se debe estudiar cuidadosamente el diseño clínico y los resultados de otros productos para la pérdida de cabello, y solo entonces podrá saber si ese producto está realmente "clínicamente probado" y no solo "clínicamente demostrado".

Topics: tratamiento laser, perdida de cabello, alopecia, caída del cabello, Clínicamente comprobado, productos para el cabello, detener la caída del cabello